Gestalt para principiantes

Hacer terapia Gestalt implica dejar de mirar afuera buscando a los culpables de lo que va mal en tu vida y poner el foco en ti, para descubrir cómo te has convertido en un obstáculo para ti mismo.

La terapia Gestalt te dice: ¡despierta!.

Despierta a tu verdadera naturaleza, a tu necesidad de escucharte, a tus ganas de dar rienda suelta a los instintos, despierta a tus propias ideas,  a las sensaciones de tu cuerpo, a los pensamientos que te ocupan y a los sentimientos que te importan. Desata tu emoción y déjala ser, te dice la Gestalt. Y quédate ahí, en tu presente, porque no hay otro sitio al que ir. Habita tu cuerpo porque es el único lugar en el que puedes estar. Estás hecho a tu medida. Sé tú mismo, de lo contrario te convertirás en nadie.

La Gestalt te invita a que te hagas cargo, ahora, de lo que piensas, sientes y haces. A que reconozcas lo que realmente quieres. A que abandones la vida que otros han diseñado para ti. La Gestalt te confronta con tus propias mentiras para que te encuentres con –al menos- una verdad fundamental. Te dice: “mira, el río corre rápido aunque tú no lo empujes. Mira, las nubes cambian constantemente y aunque te empeñes, no podrías fijarlas. Mira, lo que ha de morir, muere. Mira, lo que ha de nacer, nace.”. Y es que, por más que pelees, la existencia sigue su propio cauce, ajena a tus caprichos, tus rigideces y tus fantásticas expectativas.

Como maestra de filosofía, la Gestalt te señala la oportunidad que este estado de cosas nos brinda para ejercitar la responsabilidad, la confianza y el asombro. Te propone estar en el mundo como un equilibrista suspendido en el vacío, asumiendo la propia fragilidad y enseñando los dientes al miedo.

Tanto en el formato individual como en el grupal, es un revulsivo para los vagos, una lavadora de conciencias y una centrifugadora de creatividad. Cualquiera  sale más dinámico, íntegro y productivo de una experiencia que pone en jaque mate tus estrategias autodestructivas a base de observación, honestidad y valentía.

La Gestalt te dice: clávale el colmillo a tu deseo. Y te avisa: no todo depende de ti, pero si no haces lo que depende de ti, nadie construirá por ti la vida que quieres. Trabaja, comprométete y disfruta. En algún momento descubrirás que el río te ha llevado corriente abajo, y te ha dejado en tu casa.

Esta página usa Cookies para mejorar la experiencia de usuario y recoger estadísticas anónimas de uso. Política de Privacidad

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cierra